MI JEFE ES UNA COMPUTADORA

Publicado en Tecnología

46724_1 copy 2

Publicado en fecha junio 14, 2013

Una tendencia que reabre el debate sobre una hipotética rebelión de las máquinas.

Por: Ricardo Segura/EFE

Un grupo de investigadores de la Universidad de Massachusetts (UMASS), en Estados Unidos, ha desarrollado un sistema totalmente automático, que incluye de forma novedosa algunas actividades propias de un jefe y podría favorecer la creación de una nueva clase de empleos en la economía mundial.
Según sus creadores, esta herramienta denominada ‘AutoMan’, busca mejorar el rendimiento del ‘crowdsourcing’, una práctica que consiste en adjudicar por medio de una convocatoria abierta algunas tareas que habitualmente efectúa un empleado o un contratista, a un grupo numeroso de personas o a una comunidad, que no forman parte de la propia empresa u organización.
Esta técnica colaborativa, que posibilita reunir a gente capacitada para realizar una actividad determinada y responder a problemas complejos, así como captar ideas novedosas, se aplica, entre otras cosas, para desarrollar o mejorar nuevas tecnologías, realizar trabajos de diseño o algoritmos, así como para ayudar a recabar, sistematizar, procesar o analizar grandes cantidades de datos.
Las plataformas de ‘crowdsourcing’ aprovechan las posibilidades que brindan las tecnologías web para que una multitud pueda colaborar, pero al no estar totalmente automatizados existen dificultades para dirigir tareas complejas o interrelacionadas, es decir “falta un jefe que organice y dé el visto bueno al trabajo”.
Precisamente en este objetivo están trabajando los investigadores de la UMASS, que han desarrollado ‘AutoMan’, según el servicio SINC, que recoge la investigación.
“Preferiría tener como jefe a un ordenador” ha señalado en “Newscientist”, Daniel Barowy, el informático de la UMASS que ha creado junto a su equipo el primer sistema totalmente automático capaz de delegar tareas en trabajadores humanos, a través de plataformas de ‘crowdsourcing’ en internet, como el ‘Mechanical Turk’, de Amazon.
Según la web de Amazon, ‘Amazon Mechanical Turk’ (AMT) es un mercado de trabajo que requiere la participación de personas. Este servicio web permite a las empresas acceder mediante programación informática a un personal diverso según demanda, y a los desarrolladores incorporar inteligencia humana directamente en sus aplicaciones.
Desde Amazon señalan que siguen existiendo asuntos que los seres humanos pueden hacer de manera más eficaz que los ordenadores, como la identificación de objetos en una foto o un vídeo, la desduplicación de datos, la transcripción de grabaciones de audio o la búsqueda de detalles en los datos.

MANDA EL SOFTWARE
Las empresas o los desarrolladores que necesiten que les hagan este tipo de tareas (“HITs”, según sus siglas en inglés) pueden utilizar AMT para acceder a miles de empleados de calidad alta, a bajo coste y de todo el mundo y, a continuación, integrar mediante programación los resultados de dicho trabajo directamente en sus procesos y sistemas empresariales.
El funcionamiento de la web de Amazon es así: una serie de empresas o usuarios (‘requesters’) suben a la AMT diferentes tipos de HITs, los usuarios trabajadores (‘workers’) realizan esos encargos, y cuando los ‘requesters’ verifican que se han ejecutado de forma correcta, remuneran a esos trabajadores.
Con ‘AutoMan’ se completa el círculo, ya que este software está diseñado para gestionar a los trabajadores, mandar trabajos, aceptarlos o rechazarlos y efectuar los pagos, con lo que “estamos reemplazando a los jefes de carne y hueso por ordenadores”, según Barowy.
Según este experto, la contribución más importante de este nuevo software es la garantía de calidad, ya que “sin un mecanismo para dirigir la calidad del rendimiento de los trabajadores, no es posible la automatización completa”.
A diferencia de otras plataformas de ‘crowdsourcing’, si no está seguro de haber obtenido la respuesta correcta, ‘AutoMan’ sigue publicando la misma tarea y aumentando cada vez la remuneración, hasta asegurarse de que se efectuará bien.
En los ensayos con AMT, Barowy ha recibido una respuesta positiva por parte de la fuerza laboral, ya que cuando un jefe rechaza un trabajo, puede parecer algo personal o injusto con una visión subjetiva, pero cuando reciben órdenes directamente de un ordenador como ‘Automan’, perciben que es imparcial”, según el informático.
Según los expertos, este programa podría aplicarse al reconocimiento de matrículas de vehículos, una de las tareas realizadas mediante el ‘crowdsourcing’, y en aplicaciones como VizWiz, que permite a los invidentes tomar una foto y recibir una descripción de la escena, ya que este software podría incorporarse a esta aplicación, enviar las fotos a los ‘workers’ que eligieran las descripciones más acertadas y enviarlas de vuelta al usuario.
Además de ‘AutoMan’, existen otras iniciativas similares que marcan la tendencia emergente en el ‘crowdsourcing’, permitiendo organizar trabajadores de varios países a escala masiva bajo la supervisión de un ordenador y el uso de software que controla detalladamente todo el proceso de trabajo.
Otro programa informático desarrollado por la compañía estadounidense Mobile Works, posibilita que trabajadores de Jamaica ejecuten diversas tareas que les son asignadas por un programa informático que funciona en un ordenador de Berkeley, California, donde está situada la sede de la compañía.

¿ROBOTIZANDO HUMANOS?
Según Anand Kulkarni, fundador de Mobile Works, que creó la compañía con un grupo de compañeros de postgrado de la Universidad de California, el objetivo consiste en lograr que una multitud de trabajadores “se comporte mucho más como un recurso automático que como seres humanos poco fiables”.
Stephanie Hamilton, una mujer que realiza algunos HITs para esa empresa desde Jamaica, ha explicado que efectúa estos microtrabajos, algunos de ellos con una duración máxima de diez minutos, en su tiempo libre, cuando tiene menos trabajo en su ocupación habitual en una oficina portuaria.
Hasta ahora, Hamilton ha colaborado con otros trabajadores “a distancia” en tareas como comprobar los formularios de admisión para varios miles de escuelas en Estados Unidos.
Aunque suene un poco alarmante, según Kulkarni, en cierta forma la idea de Mobile Works es robotizar a los humanos y humanizar a los robots o a los programas informáticos.
Para algunos, estas tecnologías evocan la sobrecogedora imagen de HAL9000, el ordenador de la película “2001, una odisea en el espacio”, que seguía su propio criterio basado en la inteligencia artificial en lugar de obedecer a la tripulación de la nave, o la red ‘Skynet’ del filme ‘Terminator’, que desata una guerra de las máquinas contra los humanos por el dominio del mundo.
Más allá de la ciencia ficción, las amenazas robótica y cibernética han pasado a ser un asunto que se toman muy en serio algunos investigadores, como los que impulsan el Centro para el Estudio de Riesgos Existenciales (CSER), en el Reino Unido, el cual analiza, entre otros temas, qué posibilidades reales existen de que un día las máquinas inteligentes se vuelvan en contra nuestra.
Participan en este proyecto dos profesores de la Universidad de Cambridge (el filósofo Huw Price y el astrofísico Martin Rees), junto a Jaan Tallin, uno de los fundadores de Skype, para quienes subestimar los riesgos que entrañan los robots inteligentes sería “peligroso”, teniendo en cuenta lo rápido que avanza el campo de la Inteligencia Artificial.
Los propulsores del CSER creen que, cuando la ciencia consiga reproducir un cerebro humano mediante circuitos electrónicos -lo que algunos científicos prevén que suceda a mediados del siglo XXI- estas máquinas podrían empezar a programar computadoras por su cuenta, lo que originaría una “explosión de inteligencia”.
En un breve lapso, los humanos quedaríamos por detrás de los robots, que escaparían a nuestro control y la humanidad quedaría a merced de estas máquinas superiores, las cuales carecerían de emociones como la ira, pero probablemente no nos incluirían entre sus intereses, aventuran los integrantes del CSER.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for MI JEFE ES UNA COMPUTADORA are now closed.