MICROFINANZAS CON AROMA DE MUJER

Publicado en Finanzas, Portada

IN 34 MICROMUJER

Publicado en fecha octubre 17, 2013

Las microfinanzas en Bolivia se caracterizan por una destacada y creciente participación de las mujeres como clientes de crédito. El protagonismo femenino se extiende también al ahorro. Cuatro entidades concentran el mayor porcentaje de clientes mujeres y de cartera entregada a las damas.

Por: Gerardo Bustillos

El rubro de las microfinanzas en Bolivia tiene como rasgo típico la notoria y creciente participación femenina, particularmente de aquel segmento social de bajos ingresos que con su esforzada laboriosidad y pujanza es capaz de generar economía y hasta de sostener un hogar,  lo que impregna a este negocio un inconfundible aroma de mujer.
En el caso específico boliviano, las microfinanzas se visten de mantas, sombreros, polleras y sandalias, porque gran parte de las clientes son comerciantes minoristas asentadas en las calles y avenidas, así como en grandes y pequeños mercados de abarrotes, fruta, ropa o artículos del hogar.  
Se trata de una característica que es común en todos aquellos países en desarrollo donde las microfinanzas se han expandido beneficiando a los sectores sociales que tradicionalmente solían estar marginados de los servicios financieros, uno de los cuales era la población femenina. Así ha ocurrido en India, México, Centroamérica y Perú, entre otros destinos donde las mujeres son también las protagonistas de la actividad microfinanciera.

COMENZARON
CON BS 200 o BS 300
Muchas de estas mujeres comenzaron con préstamos de 200 ó 300 bolivianos  para comprar, por ejemplo, una carga de plátanos, naranjas o dulces que vendían en alguna esquina. Rápidamente devolvían el crédito para luego volverse a prestar, en una rotación constante del capital.
Con los años, varias de ellas lograron consolidar negocios más estables que ahora les permiten tener cierta  capacidad de ahorro con excedentes que son depositados en las mismas entidades que  inicialmente les favorecieron con un préstamo como muestra de fidelidad.
El desarrollo de las clientes también permitió el crecimiento de las entidades especializadas en microfinanzas, muchas de las cuales pasaron en las últimas décadas de ONGs a bancos ya consolidados. Con cuánta razón refleja esta situación ese slogan publicitario que reza: “juntos crecemos”.  
BUENAS AHORRADORAS
Las mujeres demostraron además ser buenas clientes, honrando puntualmente sus obligaciones contraídas, lo que ha hecho que la mora en las entidades de microfinanzas sea las más baja del sistema financiero boliviano.
El aroma de mujer se percibe desde el momento mismo en que uno se asoma a una entidad microfinanciera, pues casi la mitad de sus clientes son del sexo femenino. Según datos de ASOFIN, la entidad que congrega a las instituciones especializadas en microfinanzas, las mujeres representan el 48% del total de los clientes de crédito y se benefician con el 41% de la cartera bruta.  Tales porcentajes son muy particulares dentro del sistema financiero boliviano donde impera más bien un sesgo varonil.
Con algunas variantes, tales porcentajes se han mantenido relativamente constantes en los últimos años. Pero el protagonismo femenil no es exclusivo de los créditos sino que es todavía más importante en las captaciones, pues a las mujeres pertenece algo más de la mitad de las cuentas de ahorro, vale decir el 51%.

LOS DATOS DE ASOFIN
Para este artículo se han empleado las estadísticas públicas de ASOFIN, entidad que agrupa a los bancos Solidario, Los Andes, FIE y Fortaleza y a los Fondos Financieros Prodem, EcoFuturo, De la Comunidad y Agro Capital. Tales registros no incluyen al Fondo Financiero Fassil, que si bien  tiene una importante participación en la cartera microfinanciera, desde el año pasado ya no está vinculada a la mencionada asociación, por lo que sus datos no aparecen consignados en las estadísticas oficiales de ASOFIN.
El aroma de mujer se hace más intenso cuando se conoce que el número de clientes mujeres en microfinanzas supera ampliamente el cuarto de millón de personas. En el año 2012 ese número alcanzó a 316.679 mujeres, con una variación de 9% en el 2011 y de 5% en 2012. Probablemente, las cifras de los últimos años presenten algún tipo de distorsión debido a la desafiliación del Fondo financiero Fassil y la incorporación del Fondo de la Comunidad.    
En el período 2007-2012, el número de mujeres clientes de crédito pasó de 185.565 a 316.679, lo que representa un incremento del 71% en ese quinquenio, una evolución inferior, aunque no muy lejana a la de los varones (76,5%) en ese mismo lapso. El 2009 fue el año en que el número de clientes de crédito por sexo estuvo más equilibrado: 274.121 clientes mujeres y 275.941 clientes varones.

MÁS MUJERES CON CRÉDITO
En el Banco FIE, el banco Solidario y el FFP Prodem trasciende con particular intensidad el aroma de mujer, pues esas entidades concentran el 83% del universo de clientes femeninos de las microfinanzas, ya que el restante 17% se distribuye entre las demás cinco instituciones afiliadas a ASOFIN.
El Banco FIE encabeza la lista con el mayor número de clientes de crédito del sexo femenino con 108.879 personas y un crecimiento de 15,74% en el último año, mientras que el Banco Solidario ese número alcanza a 91.733 mujeres con un crecimiento de 12,67% y en Prodem la cifra es  en 59.978 mujeres con un crecimiento del 9,4%. A mayor distancia quedan las demás entidades, de las cuales el número más bajo corresponde al Fondo de la Comunidad con 1.117 mujeres.
En la mayoría de las entidades microfinancieras el aroma femenino se ha hecho más penetrante pues el número de clientes mujeres ha ido en ascenso, destacando el caso del Fondo de La Comunidad, que durante el año 2012 registró un crecimiento del 79,6% en el número de clientes mujeres. Las excepciones corresponden al Banco Los Andes y a Agrocapital donde la cifra de clientes mujeres decreció en el último año.  
Es bueno advertir que las mayores variaciones porcentuales del número de prestatarias no corresponden necesariamente a las entidades que tienen mayor número de clientes femeninos, más bien, por el contrario, las mayores expansiones se registraron precisamente en las entidades que poseen los números más bajos en cuanto a clientes mujeres.
En los bancos FIE, Solidario y Fortaleza el aroma femenino es cada vez más intenso puesto que el número de prestatarias ha tenido un incremento sostenido y acelerado en el último quinquenio. En Prodem y EcoFuturo el aroma es más tenue pues el aumento del número de mujeres prestatarias ha sido más bien moderado en el período de referencia.  Por su parte, donde el aroma femenino se esfuma es en el Banco Los Andes y Agrocapital, instituciones donde el número de clientes mujeres ha disminuido en los últimos cinco años.
Pero hay también otra forma de saber dónde se origina con mayor intensidad el aroma de mujer y es la participación porcentual del universo femenino respecto al número total de clientes. En cuatro instituciones microfinancieras, la participación relativa de las mujeres es casi igual o superior al promedio (48%).
Agrocapital es la institución con mayor participación porcentual femenina de clientes (72%) y le siguen en importancia el Banco FIE con 52%, mientras que en el banco Sol y en Prodem ese porcentaje se sitúa en 47%. Las participaciones relativas más bajas corresponden a Fortaleza, Fondo de la Comunidad y EcoFuturo donde alcanzan a 37% y 38%, respectivamente.
En el año 2012, las entidades de microfinanzas afiliadas a ASOFIN canalizaron a sus clientes del sexo femenino un total de 1.234 millones de dólares. Los bancos FIE, Solidario y los Andes, así como el Fondo Financiero Prodem son los que tienen los mayores montos de cartera entregados a sus clientes mujeres y las cuatro instituciones  concentran casi el 90% de los préstamos  que se canaliza a las damas.
Es importante destacar que no hay una relación equivalente entre la participación porcentual de las mujeres en el total del número de clientes y la proporción de la cartera bruta que reciben. Aunque representan el 48% del total de clientes, las mujeres no reciben más que el 41% de la cartera.
Pese a presentar distintos valores, el patrón de dicha relación se mantiene en casi todas las entidades, con la sola excepción del Banco FIE donde ambos indicadores aparecen más equilibrados (52% en cada indicador). El mayor desequilibrio se advierte en AgroCapital donde si bien las clientes mujeres que representan el 72%, ellas reciben sólo el 46% de la cartera bruta.  

SON LAS MEJORES CLIENTES
Las estadísticas confirman la proverbial percepción de que las mujeres son mejores clientes que los varones. Sólo el 44% de las prestatarias está en mora y los porcentajes están estrechamente relacionados con las entidades que  canalizan a las damas los mayores montos de cartera. El Fondo de la Comunidad es el que tiene el porcentaje más bajo de mujeres morosas con apenas 20%.
Un poco más de la mitad de las captaciones de las entidades especializadas en microfinanzas pertenece a las mujeres, aunque en dos instituciones, el  Banco Los Andes y el Banco FIE los porcentajes se sitúan ligeramente por encima del promedio.   
De acuerdo a las estadísticas de ASOFIN, Prodem y los bancos FIE, Solidario y Los Andes concentran el mayor número de cuentas pertenecientes a las damas.

Comparte este articulo

No Comments

Comments for MICROFINANZAS CON AROMA DE MUJER are now closed.