SISTEMA FINANCIERO BLINDADO

Publicado en Finanzas

Boveda

Publicado en fecha octubre 18, 2013

La ley de Servicios Financieros pretende blindar el sistema financiero ante la eventualidad de un shock externo por la crisis internacional.

Por: GERARDO BUSTILLOS

La Ley de Servicios Financieros tiene como principal objetivo blindar el sistema financiero boliviano en previsión a que la crisis internacional, que afecta a Europa y Estados Unidos y que ya impactó a los bancos de las mayores economías sudamericanas, pueda generar serios problemas en las entidades de ahorro y préstamo del país.
Hasta el momento, Bolivia ha salido airosa de la crisis financiera internacional, no sólo por su escasa relación con los mercados internacionales, sino también porque las autoridades económicas tomaron las medidas convenientes para evitar un shock externo; sin embargo, los recientes coletazos de la crisis parecen obligar a los responsables de la economía a tomar mayores previsiones para evitar futuras consecuencias negativas en el sistema financiero boliviano.
Al parecer éste habría sido el argumento más convincente de las autoridades a los gremios empresariales del sistema financiero (ASOBAN, ASOFIN, FINRURAL y UNIVIV) y que finalmente logró que éstos moderaran sus iniciales críticas a la nueva norma.
Así se comprende además la motivación de fondo detrás del instrumento legal en gestación, sobre todo si se considera que el sistema financiero boliviano atraviesa por su mejor momento en la última década  con estabilidad, solvencia, liquidez y rentabilidad.
De acuerdo a la experiencia boliviana, los cambios en la normativa financiera han respondido a momentos críticos específicos, sea en la economía nacional, en el sistema financiero en su conjunto o en los casos específicos de determinadas entidades de ahorro y crédito.
La ley vigente de abril 1993 fue concebida para reorganizar las entidades del sistema financiero privado en vísperas de la liquidación forzosa de los bancos Sur y de Cochabamba y tras el cierre de la banca estatal.
Más allá del blindaje referido, la nueva ley de bancos apunta a ampliar la cobertura de los servicios financieros, a que el sistema financiero privado sea parte de las políticas gubernamentales, a defender al usuario y al prestatario, todo en el marco de la filosofía del gobierno de darle al Estado un rol protagónico en la administración de la economía.
Los privados  lograron torcerle el brazo al gobierno para que  no fijara las tasas de interés por Decreto, pero tuvieron que aceptar que se definieran techos  para las tasas destinadas a  vivienda y a los créditos productivos.
Crea una entidad  colegiada encargada de  velar por la estabilidad financiera con  prerrogativas incluso para participar en los directorios o asambleas de accionistas a fin de evitar quiebras fraudulentas.
Esta entrega no incorpora los criterios de los responsables del área económica, de la autoridad de fiscalización, así como de los gremios privados que agrupan a bancos, a las entidades especializadas en microfinanzas y a instituciones financieras de desarrollo, pues extrañamente todas estas instancias prefirieron guardar silencio hasta después de la promulgación de la norma. “De todo podemos hablar, menos de la ley”, se nos argumentó.

————————

Bolivia: Leyes de Bancos

1871 Ley de Autorización para la creación de Bancos
1890 Ley de Bancos de Emisión
1928 Ley General de Bancos
1970 Ley del Sistema Financiero Nacional
1993 Ley de Bancos y Entidades Financieras
Fuente: Regulación y Supervisión Financiera en Bolivia 1980-2003

————————

Blindaje
“El objetivo final de la ley no es intervenir los bancos, nacionalizar los bancos, no hay nada de eso, sino más bien generar las suficientes condiciones, yo diría un blindaje como para que en caso de crisis el sistema (financiero) no tambalee”, afirma Javier Zabaleta, presidente de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara  de Diputados.
Zabaleta explica que “parecería que estamos en un momento de tranquilidad financiera, pero en realidad no es así, el panorama no es tan bueno. Pese a que Bolivia ha estado manteniendo la estabilidad exitosamente, en el contexto internacional la cosa se está poniendo mal y es mejor tomar previsiones”.
Añade que “las grandes economías sudamericanas, con las que convivimos más estrechamente, están sufriendo las consecuencias de la crisis internacional” y  detalla que Brasil no está pudiendo controlar de buena forma, Argentina tampoco, menos Venezuela, que son las economías más grandes. Chile está haciendo muchos esfuerzos y lo está haciendo relativamente bien.
Asegura que en Bolivia desde el Banco Central, el Ministerio de Finanzas y la propia Autoridad de Supervisión Financiera se han hecho esfuerzos “por controlar la oleada de crisis que está viniendo de Europa y del Norte”, pero que es “el momento oportuno para curarnos en sano, en la medida en que esas crisis se vuelvan más duras y afecten de mayor forma a la economía sudamericana”.
En previsión a cualquier eventualidad, ya hace un par de años, las autoridades económicas exigieron a los bancos subir en un punto porcentual su coeficiente de adecuación patrimonial y esas entidades lo aceptaron porque “sabían que si no se fortalecían ante la crisis internacional, podía haber pasado cualquier cosa”, acota el entrevistado.
La instancia que jugará un papel fundamental en ese blindaje será el Consejo de Estabilidad Financiera (CEF), integrado por los ministros de Finanzas, Planificación, Presidente del Banco Central y las Autoridades de Supervisión Financiera (ASFI) y de Pensiones y Seguros (APS).   “Sobre la cabeza de esas cinco personas va a recaer la responsabilidad de que no vuelva a ocurrir una crisis como la de décadas pasadas. No quisiéramos que bancos grandes quiebren en los próximos años”, subraya Zabaleta.
Agrega que así lo han entendido ASOBAN, ASOFIN, FINRURAL, UNIVIV,  las instituciones que albergan  a todas  las entidades financieras e incluso la Asociación de Cooperativas y  “por eso, al final han terminado apoyando esta ley”.
El objetivo del CEF es “coordinar acciones interinstitucionales y emitir recomendaciones sobre la aplicación de políticas de macro-regulación prudencial, orientadas a identificar, controlar y mitigar situaciones de riesgo sistémico”.

Pilares
El titular de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara  de Diputados explica que los tres pilares de la nueva ley de Servicios Financieros son: preservar la estabilidad del sistema financiero nacional, proteger al ahorrista y al prestatario y promover que el sistema financiero, en este caso privado, se sume a las grandes estrategias nacionales de desarrollo.
Para preservar la estabilidad se adoptarán previsiones respecto a entidades financieras  en riesgo de quiebra, como la elevación hasta el 12% del Coeficiente de Adecuación Patrimonial (CAP), cuyo nivel mínimo es del 10%. No podrán distribuir utilidades pues serán destinadas a capitalizar la propia entidad.  Se autoriza a los personeros de ASFI a participar -en calidad de oyentes- en las instancias de decisión de las entidades en quiebra para inducirles a transparentar sus decisiones y evitar que los propios directorios lleven deliberadamente a su institución a la quiebra para sacar provecho personal de tal decisión.
La ley se caracteriza por incorporar distintas medidas para proteger al ahorrista y el prestatario. Contempla un catálogo de derechos para las personas que hacen uso de las entidades financieras.   Se crea la figura del Defensor del Consumidor Financiero para evitar que sean vulnerados los derechos del ahorrista y del prestatario. Se establece el seguro del ahorrista para que en caso de quiebra de una entidad se garantice la devolución de hasta un máximo de 10.000 dólares “cualquiera sea el número de ahorristas”.
La ASFI tendrá la facultad de declarar gratuitos algunos servicios que las entidades financieras prestan al público.  Se pone énfasis en ampliar la cobertura de los servicios financieros, sobre todo al área rural, debiendo crear productos financieros específicos para este segmento.
La ley induce a que el sistema financiero privado sea parte de las grandes políticas estatales, gubernamentales, sume a las dos principales estrategias nacionales de desarrollo priorizadas como son el impulso al sector productivo y la lucha contra el déficit de vivienda.
Las entidades financieras deberán privilegiar la asignación de recursos con destino a vivienda social y al sector productivo, principalmente en los segmentos de la micro, pequeña y mediana empresa urbana y rural, artesanos y organizaciones económicas comunitarias, sin perjuicio que el Órgano Ejecutivo incorpore otros sectores.
El Estado fijará las tasas máximas para los créditos productivos y de vivienda, con lo que  el crédito para el sector productivo será más barato. En lo que hace a vivienda,  será obligatorio que las Mutuales destinen hasta el 75% de su cartera a este rubro.
“Estimamos que con esa política, se va a ampliar significativamente la cartera de créditos al sector productivo y de vivienda a punto de que serán varios millones de bolivianos los que los bancos van a destinar a ambos rubros”, dice Zabaleta, tras señalar que tal iniciativa se verá enriquecida con medidas tales como la aplicación de garantías no convencionales  (garantías muebles, herramientas de trabajo, maquinaria, ganado, producción a futuro) y el seguro agrícola.

Tasas
El entrevistado precisa que “por ahora los techos (en tasas) son exclusivamente para el sector productivo y de vivienda, porque eso es lo que le interesa a la estrategia de desarrollo del país”. Dice que no hay interés por el momento en créditos de consumo, comerciales o de servicios, que el sistema financiero ya viene otorgando a reducidas tasas.
“Ahorita lo que nos interesa es dinamizar el sector productivo y combatir el déficit de vivienda”, subraya el diputado del oficialismo, que agrega que “las demás tasas siguen a la libre oferta y demanda”.

Ley transitoria
Si bien Zabala no es el proyectista de la ley de Servicios Financieros, se anima a dar una opinión personal, señalando que para él se trata de “una ley de transición” porque con el contenido del nuevo instrumento legal “no estamos resolviendo el problema de fondo que es la lucha contra la desigualdad y un sistema permanente que permita evitar los excesos que tiene el modelo liberal”.
Explica que “si bien con ésta y otras leyes que hemos sacado se cumplen los objetivos como que el sistema privado sea parte de las grandes políticas estatales, aún así no combatimos el origen de la pobreza que es  la desigualdad, la acumulación de parte de unos por sobre otros”, que en su criterio, será la tarea de otro momento de este cambio de época que vive Bolivia.

Consenso
El presidente de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara  de Diputados indica que en el diálogo que las autoridades  sostuvieron con los representantes de las organizaciones que agrupan a las entidades del sistema  no sólo se disiparon algunas preocupaciones  sino que también el gobierno hizo algunas concesiones.
Las mayores susceptibilidades tenían que ver con darle al Ministerio de Finanzas atribuciones para determinar las medidas preventivas como  el aumento de capital o  la redistribución de ganancias,  para las entidades en crisis, la definición del Coeficiente de Adecuación Patrimonial  o la fijación por Decreto de las tasas de interés.
Por eso se creó un Consejo de Estabilidad Financiera como instancia colegiada compuesta por cinco autoridades.  “Al presidente Morales también le pareció bien la idea y él fue el que autorizó esos cambios, porque es más difícil que cinco autoridades de ese nivel se equivoquen”, añade Zabaleta.
Se observaba que al dejar abierta la posibilidad  a que el Gobierno a través de un decreto definiera el Coeficiente de Adecuación Patrimonial,  en cualquier momento se pudiera establecer un elevado índice que podría afectar a las entidades financieras. Por eso, en  la ley se ha definido un techo de hasta el 12%.

OPINAN SOBRE LA LEY DEL SISTEMA FINANCIERO

“Queremos garantizar con leyes y normas que la banca no sea usurera, que no estafe. Nuestra obligación es cómo cuidar a ese prestamista y a ese ahorrista”
Evo Morales, durante el acto de promulgación de la norma en Palacio de Gobierno.

Vamos a enterrar una vieja ley que ha tenido en el pasado una lógica absolutamente diferente. La nueva Ley garantiza un equilibrio entre quienes ofrecen los servicios financieros y quienes los utilizan”.
Luis Arce, ministro de Economía y Finanzas Públicas

“La anterior ley había quedado desactualizada y era precisa una nueva herramienta legal que respondiera a las nuevas circunstancias históricas”.
Kurt Koenigfest, presidente de ASOBAN

“Esta Ley representa un corte al modelo neoliberal y contiene un carácter social que apuesta por el desarrollo del país, cuyo principal propósito es proteger al consumidor financiero y hacer valer sus derechos”.
ASFI

 

Ley de Servicios Financieros – Tipos de Entidades Financieras

I) Entidades Financieras del Estado o con participación mayoritaria del Estado
a. Banco de Desarrollo Productivo  
b. Banco Público
c. Entidad Financiera Pública de Desarrollo  

II) Entidades de Intermediación Financiera privadas
a. Banco de Desarrollo Privado
b. Banco Múltiple
c. Banco PYME
d. Cooperativa de Ahorro y Crédito
e. Entidad Financiera de Vivienda
f. Institución Financiera de Desarrollo
g. Entidad Financiera Comunal  

III) Empresas de Servicios Financieros Complementarios
a. Empresas de Arrendamiento Financiero
b. Empresas de Factoraje
c. Almacenes generales de depósito
d. Cámaras de compensación y liquidación
e. Burós de información
f. Empresas transportadoras de material monetario y valores
g. Empresas administradoras de tarjetas electrónicas
h. Casas de cambio
i. Empresas de servicios de pago móvil
j. Empresas de Seguridad Física

• Los Fondos Financieros Privados deberán convertirse en banco Múltiple o en banco PYME.
• Las Mutuales de Ahorro y Préstamo deberán transformarse en Entidades Financieras de Vivienda

Fuente: Anteproyecto Ley de Servicios Financieros, 2013

 

Comparte este articulo

No Comments

Comments for SISTEMA FINANCIERO BLINDADO are now closed.